Interacción hospedero-patógeno: evaluando la actividad antifúngica de las bacterias cutáneas en tres especies de Atelopus de la Sierra Nevada de Santa Marta.

MARÍA CAMILA LLANOS GARRIDO, estudiante del pregrado en Biología y Microbiología, Universidad de los Andes, Bogotá, D.C.

Resumen del proyecto de investigación

“La pérdida de hábitat y el calentamiento global son las principales amenazas que enfrentan los organismos en la actualidad. Sin embargo, también existen amenazas menos evidentes como las enfermedades emergentes capaces de diezmar poblaciones en cuestión de días.

En el caso de las ranas se sabe que uno de los principales responsables de su disminución es el hongo microscópico Batrachochytrium dendrobatidis (Bd). Este hongo ataca la piel de los anfibios, afectando la respiración cutánea y otras funciones vitales. Los casos más devastadores de la enfermedad se han reportado en sapos arlequines también conocidos por su nombre científico Atelopus, donde en 7 de los 11 países del rango de la especie han experimentado disminuciones dramáticas.
Entre estos se encuentran:

  1. péptidos (o proteínas) en las glándulas de la piel de las ranas que actúan en contra de microorganismos
  2. bacterias propias de la piel de los anfibios capaces de acabar con el hongo.

Investigaciones enfocadas a entender los mecanismos mencionados tienen gran potencial cuando consideramos especies susceptibles, pues se pueden usar como tratamientos contra el hongo.

En Colombia 80% de las ranas arlequines están en peligro de extinción. No obstante, existen casos alentadores de especies en la naturaleza que han logrado mantener sus poblaciones. Estudios en áreas afectadas, como la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM) muestran especies de Atelopus quecoexisten con el hongo. A la fecha, no se sabe nada sobre las comunidades bacterianas u otros posibles mecanismos que permiten que estas especies permanezcan a pesar del riesgo que implica Bd. Con este estudio queremos determinar si las bacterias presentes en la piel de tres especies de Atelopus de la SNSM están confiriendo algún tipo de resistencia al patógeno.”