Entrevistas con Científicos Galardonados

DIMAS MALAGÓN CASTRO

Febrero 2017

Como siempre, enviamos una entrevista por correo electrónico, en la cual tocamos temas personales, divertidos y hasta vánales, esperando que nuestros ganadores la contesten por la misma vía, y que de paso al responderla pasen un momento divertido…Pero esta vez fue diferente, agradablemente diferente, el entrevistado decidió venir hasta la sede de la Fundación para contestar esas preguntas.

 

Todo lo que creo, lo creo gracias a la ciencia.

Como siempre, enviamos una entrevista por correo electrónico, en la cual tocamos temas personales, divertidos y hasta vánales, esperando que nuestros ganadores la contesten por la misma vía, y que de paso al responderla pasen un momento divertido…Pero esta vez fue diferente, agradablemente diferente, el entrevistado decidió venir hasta la sede de la Fundación para contestar esas preguntas.

Hablamos del señor Dimas Malagón Castro, coordinador del grupo de investigadores que ganó el Premio Nacional Alejandro Ángel Escobar 2016, en el área de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, por el trabajo Suelos y Tierras de Colombia.

Dimas Malagón Castro es agrólogo de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, tienen una Maestría en Ciencias Agrícolas, del Colegio de Postgraduados de la Escuela Nacional de Agricultura, en Chapingo, México, y en 1973 se doctoró en la Universidad de Nebraska en Estados Unidos. Casado y padre de dos hijos. Es un hombre mayor con ojos claros y curiosos, movimientos elegantes y medidos, precisión en la palabra y una risa sincera.

Y gracias a esa charla sostenida una mañana de febrero, sabemos que su inquietud por la investigación científica lo ha acompañado desde siempre. Al salir del colegio de La Salle, en donde su materia favorita fue Ciencias, estaba interesado en la geología y los recursos naturales, pero como él bien lo dice son temas inabarcables, entonces se decidió por agrología carrera que ofertaba la universidad Jorge Tadeo Lozano por esa época. Después de terminar su pregrado se enrumbo hacia México, para para hacer una maestría en agrología de manera más seria, como él mismo dice.

Su derrotero como estudiante e investigador lo llevó también a los Estados Unidos, con “familia y todo”, a Venezuela al Centro Interamericano de Desarrollo e Investigación Ambiental y Territorial (CIDIAT), época de gran apoyo a la investigación y a las publicaciones.

Y por un programa de cerebros fugados regreso a Colombia para vincularse a Universidad Nacional como profesor aunque del Instituto Geográfico Agustín Codazzi ya lo habían contactado para que asumiera el cargo de Subdirector. Y como es un hombre que cumple su palabra hizo todo lo posible para poder ser profesor estando con sus alumnos en las tardes y los fines de semana en salidas de campo y desempañar las funciones propias de Subdirector.

Dimas Malagón Castro es descendiente de españoles, de Castilla, que vinieron a hacer la América, a echar raíces, es decir a trabajar, conformar una familia, progresar y eso se puede apreciar en la manera como habla de su padre y su familia y en la forma como él mismo abordó un vida dedicada a la investigación, y a la docencia en diferentes universidades y a la familia. Hablamos de su infancia, de las vacaciones que pasaba en una finquita pequeña y muy modesta que tenía su padre, en el Tolima en donde cultivaban arroz y caney, y se puede presentir que desde allá nació ese gusto por la tierra, por su saber, por su cuidado y buen uso

La investigación que él coordinó y que fue merecedora del Premio Nacional Alejandro Ángel Escobar, es una obra que reúne 75 años de estudios científicos, en los que muchos expertos investigaron los suelos colombianos: para qué sirven, cómo son y cuál es la mejor manera de utilizarlos. Esa investigación fue a todas luces una tarea titánica, que emprendió junto a 17 colegas, químicos, físicos, agrónomos forestales, geógrafos y mineralogistas y que va por la segunda edición a cargo del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, en dos tomos que suman 1.400 páginas.

El señor Dimas Malagón Castro en sus ratos libres lee, y por estos días ha redescubierto a Azorín y a Ortega y Gasset, hace crucigramas, y tiene en ciernes una investigación sobre Humedales en Colombia. En cuanto a música es capaz de oír los mismos discos y las mismas canciones durante años, sin ningún problema Le gusta la zarzuela, y la guitarra clásica y prefiere no mencionar aquellos ritmos que lo sacan de quicio.

Saltando de un tema a de otro, como se hace con un buen conversador, abordamos lo inevitable, que por estos día es el caso Odebrech y cómo desde su formación filosófica y ética la corrupción es el mayor problema de este país, no sólo a nivel del Estado sino a nivel individual.

Esa falta de ética generalizada, esa corrupción que se ha instalado en el día a día de Colombia, hay que erradicarla desde la casa, y habrá que esperar muchas generaciones para que empiece a dar frutos una educación con ética. Y lo dice con un tono un poco apesadumbrado, tiene cierto pesimismo en el futuro cercano de Colombia, no por la falta de talento, sino por la falta de principios. Para salir de esa congoja cámbianos de ítem y le preguntamos por su héroe en la ciencia a lo que sin titubear respondió: ¡Einstein, claro, Einstein!

Es un asunto curioso pero Dimas Malagón Castro no se percibe a sí mismo como un científico, por el contario si como alguien que respeta profundamente la investigación científica, y el método científico. Sin olvidar algunos temas de nuestro famoso cuestionario le preguntamos cómo definiría a un científico, a lo cual respondió: un científico es alguien que ama la ciencia, el estudio de la ciencia, y sobre todo la búsqueda de la realidad, de diferentes realidades, como en la física cuántica.

La ciencia ha formado mi vida. Yo mismo, creo lo que creo gracias a la ciencia. Ese método científico hace que la ciencia no sea arriesgar sino aplicar, proponer, generar hipótesis, y comprobar con hechos.

Sin mirar el reloj y de manera rápida e inteligente suelta una frase como: ahora ya sabes todo de mi vida y es tiempo de dejarte con la tuya y con un hermoso abrazo se pidió sonriendo.

El señor Dimas Malagón Castro a lo largo de su vida ha sido profesor y decano de la Facultad de Agrología de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, profesor titular y Emérito de Universidad Nacional de Colombia. Ha sido profesor de suelos en Nicaragua, Guatemala y conferencista en numerosos eventos nacionales e internacionales; ha dirigido tesis, es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Ha escrito libros y numerosas publicaciones. Para saber más de él hay que ir allí, donde está su labor, que habla por sí misma.