Entrevistas con Fundaciones Galardonadas

PROYECTO UTOPÍA - UNIVERSIDAD DE LA SALLE

Entrevista concedida por Hermano Carlos G. Gómez Restrepo, Visitador del Distrito Lasallista de Bogotá y Rector Universidad de La Salle (2008-2016)

1. ¿Cómo surgió en usted la inquietud por ayudar a sus semejantes?
Crecí en una familia donde vimos, vivimos y nos inculcaron la solidaridad y la compasión por el que sufre. En mi casa siempre respiramos el ambiente del servicio a los pobres desde las profundas convicciones cristianas en las que aprendimos que en el pobre se encuentra a Jesucristo.

2. ¿De qué manera incidió su familia en su manera de concebir la ayuda para el otro?
Muchísimo. Mis padres siempre estuvieron vinculados en temas sociales: Sociedad de San Vicente de Paúl, Acción Católica, trabajos de organización social. Fue un ambiente donde naturalmente compartir era un asunto cotidiano.

3. ¿Dónde transcurrió su infancia?
En Bucaramanga.

4. ¿Dónde encuentra el ser humano la fuerza para sobreponerse a las dificultades y seguir batallando en la vida?
En el amor a la vida, en la fe y en la esperanza. Cuando las personas tienen un sueño, una convicción profunda, un espíritu religioso comprometido, o una responsabilidad que los trasciende, siempre encuentran razones para luchar, razones para esperar y razones para vivir.

5. ¿Dónde empieza la Solidaridad?
En el compartir familiar, en el contacto con los que más sufren, en la apertura a los demás en la vida simple.

6. ¿Dónde termina la Solidaridad?
Cuando empieza el egoísmo, el culto a la riqueza, la ambición desbordada, y cuando las cosas empiezan a tomar el espacio para las personas.

7. ¿En qué colegio estudió?
En el Colegio de La Salle de Bucaramanga.

8. ¿Cree usted que el colegio jugó un papel importante en su desarrollo como agente social de cambio?
Cuando decidí unirme a los Hermanos de La Salle y, dentro de la Congregación cuando hice por primera vez el voto específico de los Hermanos: Asociación para el Servicio Educativo de los Pobres.

9. ¿En qué momento decidió que su vida giraría en torno a la ayuda solidaria?
Cuando decidí unirme a los Hermanos de La Salle y, dentro de la Congregación cuando hice por primera vez el voto específico de los Hermanos: Asociación para el Servicio Educativo de los Pobres.

10. ¿Qué hace en sus ratos libres?
Leo, escucho música, comparto con los amigos una buena comida y una buena copa de vino, me encanta conversar y soñar con otras personas.

11. Explique, por favor, el trabajo que desarrolla Proyecto UTOPÍA - Universidad de La Salle
Utopía es un proyecto educativo con una fuerte inspiración política –entendida ésta como la instancia para la construcción de sociedad y tejido social. Es un proyecto que brinda oportunidades de educación profesional de la más alta calidad a jóvenes –chicos y chicas- de la Colombia profunda, la que más ha sufrido los rigores de la violencia y la exclusión social, y que han tenido pobres procesos educativos. Una cosa es el talento y otra la mala educación, pero el talento se desperdicia y pierde sin educación de calidad. Como son estudiantes provenientes de la ruralidad, Utopía los forma para ser agentes de cambio, líderes para la transformación social y productiva del campo y el fortalecimiento de la ruralidad como espacio de desarrollo, realización personal, generación de riqueza, construcción de comunidad, y búsqueda de la felicidad.

12. ¿Qué se ve haciendo dentro de 20 años?
Como maestro y acompañante de los estudiantes en Utopía.

13. ¿Cuáles son sus sugerencias para cualquier Gobierno en cuanto a temas de inversión e interés social?
Apuntarle a la educación de calidad para todos, especialmente de los más pobres y de los chicos de la ruralidad. La educación es la única instancia no violenta que puede democratizar una sociedad porque tiene el poder de poner a los estudiantes en igualdad de condiciones para competir por las oportunidades que niega la cuna o la pobreza.

14. ¿Cuál es su héroe en el mundo de la Solidaridad?
Mis padres que me enseñaron a amar, a ser generoso, a sentir felicidad compartiendo con los que sufren. Además, siempre me han inspirado Teresa de Calcuta que consumió su vida al servicio de los más pobres entre los pobres y siempre sonreía, y Juan de La Salle que entendió el poder de la educación para construir justicia y equidad.

15. ¿Es importante el trabajo conjunto con otras entidades solidarias?
Es imprescindible. Nadie puede resolver los problemas en solitario; las redes solidarias son absolutamente importantes para optimizar los recursos y ser más eficientes. Los agentes solidarios tenemos que aprender la importancia de “concurrir” y “coincidir” para que la solidaridad sea un sentimiento verdadero de gratuidad, libertad e interdependencia, y no de intereses ocultos, creación de dependencias o fortalecimiento de clientelas.

16. ¿Considera que las áreas que cubren las entidades que trabajan en Solidaridad deberían ser responsabilidad del Estado, o debe ser la sociedad civil quien debe apersonarse de estas actividades?
Creo que la solidaridad es un derecho y un deber de todo ser humano, que sienta que la humanidad está herida cuando hay congéneres que sufren y son excluidos de los bienes, las posibilidades y las oportunidades. Por supuesto que el Estado es fundamental porque es su obligación la construcción de equidad, pero la sociedad civil tiene que responsabilizarse en el más genuino humanismo que nos insta a dar la mano y compartir. Estado y Sociedad civil han de trabajar unidos por causas que siempre desbordan las posibilidades de quijotes solos.

17. ¿La Solidaridad reconforta?
No solo reconforta, reconstruye, sana, genera felicidad, y un sentimiento profundo de paz interior que no tiene precio pero sí un valor inconmensurable. Además, cuando estas aventuras se comparten con otros, uno siente que la amistad, la hermandad y la fe, tienen otra dimensión: la alegría del servicio y la comunión profunda con las personas con las que compartimos los compromisos. Hay una especie de “complicidad” que genera lazos fortísimos de amistad y de esperanza que, a su vez, le permite a uno sentir el valor de la solidaridad cuando es uno también objeto de ella. La solidaridad de doble vía genera compromiso y amistad profunda.

18. ¿El Proyecto UTOPÍA surge por el abandono del Estado frente a las obligaciones que este no cumple?
En parte sí porque haber trabajado en la educación rural en la Colombia profunda lo lleva uno a descubrir lo lejos que la ruralidad queda del mapa, de la política pública y del corazón de los colombianos. No obstante, también tengo la convicción de que una sociedad humanista y una apuesta por un mejor país conlleva la convicción de que si queremos algo mejor “todos ponemos” desde lo que sabemos, tenemos o podemos.

19. ¿Cómo ha cambiado su vida al realizar un trabajo por y para los otros?
Totalmente. En el trabajo comunitario he aprendido significados profundos como la misericordia, la reconciliación y el perdón, la fuerza absolutamente poderosa de las mujeres en la sustentabilidad de las comunidades, la importancia de una oportunidad para cambiar vidas, el poder real de la educación que crea personas libres y espíritus reconciliados, en fin, no sabría verme en un escenario diferente.

20. ¿Podría compartirnos alguna experiencia enriquecedora o alguna anécdota de su trabajo en el Proyecto UTOPÍA - Universidad de La Salle?
Muchas, pero quisiera citar a un chico, estudiante de Utopía, ya egresado-Ingeniero Agronómico, que fue amenazado y desplazado de su lugar de origen y hoy trabaja solidariamente por los campesinos. Una vez dijo, refiriéndose a Utopía, “Aquí hemos aprendido a mirar el futuro con esperanza y no anclar la vida en los odios del pasado”.

21. ¿Qué música escucha?
Me encanta la música de Beethoven, Mozart y Bach, y la música colombiana instrumental.